Saltar al contenido

VIVIR CON UNA NUEVA PAREJA FINALIZA EL USO DE LA VIVIENDA FAMILIAR

26 noviembre, 2018
vivir con otra pareja rompe la vivienda conyugal

El Tribunal Supremo considera que vivir con una nueva pareja cambia la situación respecto al derecho de uso de la vivienda familiar otorgado por medio de sentencia de divorcio.

El pronunciamiento del Tribunal Supremo ha llegado tras confirmar la Sentencia de la Audiencia Provincial de Valladolid, que ya se pronunciaba en estos términos.

Si bien el Fiscal se mostraba en desacuerdo con la Sentencia de la Audiencia Provincial, ya que consideraba que la uso del domicilio conyugal debía quedar en manos de las cónyuge que tenga dispuesta la compañía de los menores, lo cierto es que la Audiencia consideró que si una tercera persona entra a vivir en el domicilio conyugal, se rompe la naturaleza de dicha vivienda, ya que deja de ser el domicilio familiar de los menores, para albergar una nueva relación con un tercero.

En palabras del Tribunal Supremo “La introducción de un tercero en la vivienda en manifiesta relación estable de pareja con la progenitora que se benefició del uso por habérsele asignado la custodia de los hijos, aspecto que se examina, cambia el estatus del domicilio familiar”

financiacion de problemas legales best defense

Lo que queda claro, es que no se prohíbe el poder crear nuevas relaciones por parte de los cónyuges, pero si impide el hecho de que las mismas lleves a un perjuicio claro hacia el otro progenitor no custodio.

El hecho de que concurra una nueva situación sentimental incide en las valoraciones iniciales que se realizaron tras el divorcio, ya que esta nueva relación debe afectar a la pensión compensatoria y al derecho de uso de la vivienda familiar.

Esta situación no significa que los menores no tengan derecho a una vivienda, pero no pueden vivir en una casa a la que se le atribuyó unos usos que ahora no tiene y que, por tanto, deberán abandonar una vez liquiden la sociedad de gananciales.

OTRAS ENTRADAS