Saltar al contenido

¿Puedo acogerme a la Ley de la Segunda Oportunidad?

2 octubre, 2018
ley segunda oportunidad

Aunque no estamos hablando de algo novedoso a nivel legislativo, ya que estamos hablando de una normativa que se aprobó en 2015, el sistema de Ley de Segunda Oportunidad, Reducción de carga financiera y otras medidas del orden social está empezando a coger fuerza en la sociedad española. Pero, ¿En qué consiste esta normativa?

La Ley de Segunda Oportunidad nace con la visión de ofrecer una nueva vía de escape a aquellas personas que han tenido poca fortuna económica y no consiguen normalizar su situación económica.

La Ley de Segunda Oportunidad permite comenzar de nuevo en la línea de salida sin la pesada ancla de las deudas imposibles de satisfacer. Esta ley prevee el aplazamiento de la deuda e, incluso, la exoneración de la deuda.

Sin embargo, para poder acogerse a esta ley, hay que demostrar que cumples una serie de requisitos:

Esta ley se aplica en un contexto en que la persona declara el concurso persona física. Una vez se ha declarado esta situación hay que demostrar que nuestro deudor es de buena fe, es decir, su ánimo en ningún momento ha sido o es defraudar a sus acreedores.

  1. Calificación Concurso Fortuito: Un Concurso de Acreedores es fortuito cuando la administración concursal lo declara no culpable de querer defraudar a sus acreedores.
  2. Ausencia de delitos patrimoniales, orden socioeconómico, falsedad documental, contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social o contra los derechos de los trabajadores durante los 10 años anteriores a la declaración del concurso de acreedores.
  3. Intento de un acuerdo extrajudicial: Para poder acogerse a esta normativa es vital haber, al menos, intentado llegar a un acuerdo con todos los acreedores. Este acuerdo debe ser realista con la situación económica y patrimonial del deudor, de forma que pueda cumplir con lo acordado.
  4. Pagar los créditos contra la masa y los privilegiados y, sino hubiera intentado un acuerdo extrajudicial de pagos previos, al menos, el 25% de importe de los créditos concursales ordinarios. Este último requisito es muy complicado de cumplir para los deudores, y su incumplimiento abre una serie de nuevos requisitos que han de conseguirse:
    1. Que se acepte y cumpla por parte del deudor un plan de pagos consensuado con los acreedores y aprobado por el Juez del Concurso.
    2. Que haya prestado colaboración con la administración concursal y el juez en todo momento.
  5. Por otro lado, no podrá acogerse a esta normativa si ya lo ha hecho alguna de vez dentro de los últimos 10 años desde la solicitud actual.
  6. No se ofrece este sistema de nueva oportunidad a aquellas personas que han tenido la oportunidad de trabajar en un puesto laboral acorde a sus capacidades y no lo han hecho en los 4 años anteriores.
  7. Si la personas que solicita la exoneración del pasivo insatisfecho, le es reconocida dicha exoneración, deberá permitir que este hecho sea inscrito durante 5 años en el Registro Público Concursal, para que todos tengan conocimiento de esta situación.

best defense abogados

El escrito de solicitud de segunda oportunidad, ¿Es complicado?

La realidad es que la solicitud a preparar no es complicada de realizar. Es más complicado reunir todas los requisitos que se han de cumplir y demostrar por el deudor. El escrito, hay que dirigirlo a los Tribunales de Primera Instancia del territorio español y, por tanto, es necesario tanto Procurador como Abogado.

En dicho documento, hay que solicitar la exoneración y aplazamiento del pasivo no satisfecho, incluyendo todos los documentos que prueban que podemos acogernos a la Ley de Segunda Oportunidad.

Existe la posibilidad, bastante probable, de que los acreedores se opongan a esta solicitud por medio del incidente concursal, siendo el Juez del concurso quien conozca del mismo y también que decida si concede o no el beneficio de la segunda oportunidad.

no cobramos por clientes potenciales en Best Defense

¿Merece la pena pedir la Ley de Segunda Oportunidad?

En nuestra opinión, la Ley de Segunda oportunidad es un mecanismo que aún tiene que perfeccionarse y, muestra de ello es que, el hecho de tener unos requisitos tan exigentes, implica que pocas personas físicas lo soliciten aún. Pero sin, duda, si estás en una situación de crisis de difícil retorno, es inevitable valorar si podemos cumplir con los requisitos.

SIGUE LEYENDO